martes, 5 de enero de 2010

pedagogía del oprimido

poema incitado por lecturas sobre las dakinis y el llamado principio femenino en el budismo tibetano. en vista de cómo la confusión y la sabiduría se constituyen de la misma "materia"...


crucificado
cual plastijuguete
de lucha libre
a un cohete
rehilete
en mes patrio

intento consolarme
con risas enlatadas
y alguna certeza exacerbada
por el crispo resplandor
de la pólvora

eres mi síndrome de estocolmo
en luna llena
mi "chinga tu madre"
cuando me siento huérfano

ella devela sus colmillos
confío
y traigo ofrendas
para el incendio
pleno
de su mirar

le arrojo chistes de pepito
al lado cocacola de narciso
y juro andar al tiro
cuando sigo inhalando
ese gelatinoso
thinner
llamado saber

"todo lo que me marea me pasa..."

eres mi síndrome de estocolmo
en gran venta nocturna
el miedo a morir
que me tiene muerto de miedo

ella hace de mi
ignorancia
algo radiante
me enseña
a bailar

y mi mente se desdobla
como una constelación
de gaviotas de origami
en un vasto cielo
despejado


4 comentarios:

Trajesdedías dijo...

:D
Las gaviotas de origami me hicieron llorar. Las mojé y ahora ya no vuelan.

Saludos
su amigo
isaac g.

fausto dijo...

gracias por el comentario...

ha extendido el poema a todo otro rubro...vivencial.

saludos!

andrea a. dijo...

que bien. bien. que bien.

Marisol Hatori dijo...

me encanta.